LA CATEGORÍA ES COSAS QUE MUEREN. GUILLERMO REBOLLO-GIL. AGUADULCE












‘to be continued poems’ quería advertirle “están pasando cosas terribles aquí,” asunto: cajita de musitar. dejé el espacio para el texto en blanco— su apreciación de mi trabajo poético es que “es una herida de mi tiempo,” aunque no sé si escuché bien. una vez coincidimos en estar abusando cada uno del tiempo ajeno, y siento que la herí despidiéndome sin comentarle lo difícil que me resulta atravesar la ciudad sin escribir “qué terrible” en las paredes ahora recibo correos en blanco, asunto: “aterrador.” yo opto por leer “aterricé” y salgo a pedir aplausos en la ciudad. ella se acerca y me susurra “doble cara, tu corazón informa una música de.” siento que la despido despiadadamente, sólo que no toma mis datos para referencia. escuché “esto es una verdadera pérdida” a tiempo para malinterpretar el mensaje, asunto: quién quiera que seas. ‘algo que comienza’ -léeme. no es una sugerencia. más bien, un golpe de vos. -bienvenida, ¿hay naturaleza allá dónde estás? -incontables afueras. -curioso como cuando niños Todo estaba afuera. -“te leo,” como una comunicación perdida entre pilotos de guerra. -¿me estrellas? -constelar se conjuga igualito a conspirar, ¿amos?. -sí, pero sin jerarquía. en el futuro tendremos tiempo y espacio, aunque “adentro” siempre significó para mí hora de dormir. -no me siento natural. -¿de qué más estarán hechos los renacuajos? ‘made mostly of imagination’ “yo una vez dibujé un poema de un avestruz.” “yo una vez enterré mi cabeza en la tierra.” “yo una vez no quise salir a ningún lado.” “yo una vez no tuve a dónde ir.” “yo primero pregunto dónde, luego cuándo.” “yo pregunto de qué, luego hasta.” “¿nos veremos al regreso?” “yo te espero.” “primero habría que precisar el lugar.” “primero tendría que procesar la falta que me haces.” “yo quisiera llamarte precioso pero no a ti propiamente.” “cuando se trata de ti, yo no tengo nombre propio.” “lo siento, pero me atrasé en el camino.” “yo me quedé atrás buscándote.” “tenía un sombrero pero hundí mi cabeza en la tierra y se perdió.” “el sombrero apareció en mi poema.” “¿acaso te lo quitabas para saludar?” “lo dibujé en mi mano para que no se me olvidara.” “yo olvidé el camino de vuelta.” “yo me aprendí un avestruz para ti.” “no he podido sacar esa imagen de mi cabeza.”











Guillermo Rebollo-Gil









La categoría es cosas que mueren’

Ediciones Aguadulce
2016














Anuncios