CUALQUIER DÍA DE AYER. SOBRE LA OBRA DE ISMAEL VELÁZQUEZ JUÁREZ (FRAGMENTO)



Sea un arma, Ismael Velázquez Juárez

Esto no significa nada
Hablo con una amiga que cursa la maestría. Los dos estamos cerca de cumplir cuarenta, ella está en una etapa que podríamos llamar: prefacio del divorcio (situación que puede terminar con la separación pero que no lo garantiza). Hablamos de las dificultades en las relaciones, de sus contradicciones, de cómo podrían resumirse en una ecuación o en un postulado cercano a la física cuántica.
we are all separated things
la materia se compone de átomos que nunca se tocan
7,000,000,000,000,000,000,000,000,000 en un cuerpo adulto
entre más cercanos
más se alejan
incluso cuando te sientas en una silla
no la tocas
flotas sobre ella a una distancia minúscula
suspendido por la fuerza con la que
esos átomos se rechazan entre sí
esa fuerza separa y se interpone entre todo
fin de la lección
ahora piensa en ella
y piensa en ti
y piensa en sexo abisal
entre cosas que nunca se tocan
ni se tocarán
En unas líneas de Kafka se habla de la imposibilidad de los cuervos, en su creencia de poder destruir el cielo. ¿Qué somos nosotros? ¿Más que una posibilidad de derribar algunas paredes aun cuando carecemos de mandíbulas y uñas aptas para esa tarea? ¿Más que animales que apenas logran orientarse en lo oscuro o a unos cuantos metros delante de su frente?
topos
hablar con la pared
de su falta de futuro
de su fracaso presente
por no ver nunca
lo no visto
por no escuchar
lo no oído
por no decir jamás
lo no dicho
contra
esa pared
nosotros
sus topos
¿Más que envases de bacterias y virus? ¿Más que aparatos de reproducción en un bosque sexual? ¿Más que una incubadora de cáncer?

Sea un arma, Ismael Velázquez Juárez


el temor debe ser azotado, desollado y luego arrojado a los perros
cosas frágiles: todos nosotros
nosotros: ahh tengo varios de ésos
destruidos
descartados
consumidos
rechazados
borrados
rotos
cosas frágiles
de vida corta
ningún yo
buscará otro yo
entre esas
y las demás ovejas
Un documental sobre la desaparición de los antiguos estudios de grabación, de la devastación de la industria discográfica. La nostalgia por perder máquinas que permitían a los técnicos y artistas manipular el sonido. El sentimiento de pérdida ante aparatos que procesan la música sin errores, sin la capacidad de introducir el azar. Perder máquinas para ganar otras que fascinarán a los jóvenes que en 50 años las mirarán enternecidos. En la parte final aparece Jonny Cash con una canción: “I’m gonna / I´m gonna break my / I’m gonna break my rusty cage and run” Esas líneas las tenía yo desde la adolescencia pero tardé en reconocerlas. Durante unos minutos pensé que Soundgarden había coverado a Cash y estuve molesto, humillado. Al darme cuenta de que era lo contrario me sentí desubicado. Mi actitud (y defensa) de la apropiación cambió. Observo desde ese momento a W. Carlos W. como si intentara colarse en el metro sin pagar.
hardboiled
te volé la tapa de los sesos
y luego pregunté por ti
como vi que ya no estabas
entré a tu cuarto
y me puse
el mejor de tus vestidos
era tan corto
tan rojo

Jorge Posada

Sea un arma, Ismael Velázquez Juárez

Cualquier día de ayer apareció en Nagara, VozEd.

Anuncios