GERARDO GRANDE. 4 POEMAS


Poesía de carne y hueso furia y amanecer
Ahora es posible atravesar continentes sin un centavo en el bolsillo
O caminar toda la noche en cualquier ciudad
Con un buen amigo que se expande por el cielo
Caminar toda la noche
Hasta llegar a ninguna parte
Pero llegar a construir
Cierro los ojos y nos miro en la edad atómica
Chicos hermosos de cabello alborotado
Discutiendo largas horas bajo la lluvia
Ladran junto a los perros de la noche
Los perros que bajo el sol desaparecen
Porque saben que en la oscuridad
Se esconden las flores luminosas de los sueños
En la edad atómica se deja todo
Para lanzarse a los caminos
Y todo está bien
Todo está bien 
La violencia de la que no se escapa está bien
Las heridas de la desilusión están bien
El cáncer del tiempo está bien
El hambre
Los edificios que se derrumban
La lluvia de dos cuerpos encontrándose por vez primera
Labios abiertos
Juegos al filo del barranco
Trifulcas
Todo está bien
Menos la inmovilidad y el silencio
Corre más rápido que la policía
La suma de los errores hace un estilo
Baila   baila
Sobre las ruinas de un país sin nombre
La bandera son los niños destrozados
Las aves cantando su corazón
En el corazón de los árboles
Que miran todo
Aprendimos más en una canción de 2 minutos
Que lo supuestamente aprendido en una escuela
Rostros jóvenes que no crecerán tristes
Porque enfrentan la vida y sus miserias
Y saben que lo más hermoso se esconde en el siguiente libro
En el siguiente acuario
En la siguiente noche
En el siguiente sexo
En la próxima canción
No hay refugio
Un país abierto en los corazones
Así  
en plural
Porque ahora no basta con la sístole y diástole propias
Ahora se suman el palpitar de toda la flora y toda la fauna
Del cielo y del infierno
Todos los poemas
Todas las caricias
Todo cabe dentro
En la edad atómica
Sólo hay dos maneras de vivir
la primera es disfrutar sin parar
la segunda no la conocemos







Borrachos en la noche de invierno de Buenos Aires
no teníamos más plata 
ni una botella de ron   carajo   dije
ni caramelos ni pala escondida en envolturas de caramelos   dijiste   
sólo quedaba seguir caminando
así que te sacaste los tacos para no esguinzarte un tobillo
y seguimos rumbo a tu casa
en mi campera encontré un cigarro que compartimos
mientras esperábamos que pasara un tren
lleno de borrachos 
tus piernas desnudas 
atravesaron las vías 
y te escondiste para orinar
un auto cruzó la esquina
barriendo con la luz de sus faros 
la pared contra la que orinabas
y yo jugué a que no era un auto 
sino un ángel que iluminaba tus piernas 
largas y asesinas
el mismo ángel que ilumina de noche 
los cementerios y las fiestas
a lo lejos un perro ladró al tren que se perdía 
pensé que era el momento justo
para que algo se revelara antes del amanecer
pero ya era mucho delirio
así que seguimos caminando 
yo quería dormir contigo
llevabas una minifalda 
y los hombros descubiertos
no te importaba el frío 
ni seguir caminando
pero no pudiste contra el hambre
esto se te ocurrió
al cruzarnos con un Nac and Pop
y te acercaste decidida 
para ver quién te invitaba un pancho
y apareció una chica
muy guapa también
comía un chori de parada
te dijo que te invitaba el pancho 
pero si le regalabas un beso
el primer beso
las llevó al segundo
y al tercer beso
y sin pancho
luego la brasa de tus ojos 
dio con mis ojos desorbitados
los borrachos entraban y salían
del Nac and Pop
las caricaturas dibujadas en la pared
me miraban con un gesto burlón
los dientes se les caían de la risa
de mirarme parado como una estatua bajo el diluvio
los ojos de Charly García y Mercedes Sosa
el Che Guevara y Mickey Mouse
me decían
“comé queso posta
no plástico fundido” 
y esa otra caricatura 
que me miraba de frente 
¿quién era   Cesar Luis Menotti? 
me decía que del banquillo no iba a salir
me encogí de hombros
conseguí un cigarro 
di media vuelta y crucé la calle
“comé queso posta
no plástico fundido”
ahí tienes tu puta revelación de la noche
me dije y saludé a un perro naranja
que olfateaba en busca de un choripán tirado
o una milanesa convertida en vómito rojo vino rojo
los sueños sangran







Pienso en ti   Aurora   en tus labios de mercurio y en tus bailes   Festejo tu retorno al amanecer que se esconde bajo tierra   Otra vez eres la niña que hizo de su vida el poema más largo y sincero porque lo más importante para ti fue desbordar el libro y vivir   sin pretensión   sin delirios de grandeza   De esos poemas no hay más registro que el de la memoria   poco a poco desaparecerán conforme cada amigo tuyo vuelva a la infancia del sol   Me gusta pensar que la muerte nos regresa a la infancia y ahí nos quedamos para siempre y quizá eso es el paraíso   Mañana escucharé entre juegos la tiza con la que escribes desde las profundidades de este astro   Ahora recordarás que los árboles se comunican a través de sus raíces y forman el cielo de niños que viven bajo tierra   Que es el lenguaje de los muertos   Seguirás escribiendo   Los años te golpearon en ese instante en el que te supiste enferma   y en ese instante la vejez te escaló hasta los hombros para martillarte al mundo   Pero siempre creíste en la movilidad de los cuerpos y en la metamorfosis de lo que a simple vista parece inanimado   y que avanza   Como las piedras y las cenizas   pequeño planeta   En lugar de quedarte a girar en tu propio eje decidiste ir en busca de un lenguaje que rompiera barreras planetarias para comunicarte con lo oculto   Pero oculto en dónde? En uno mismo   Una vez me dijiste   La muerte es lo único que los niños no buscan porque el universo todavía les queda chico   y ahí vas   navegando de raíz en raíz hasta brotar de nuevo

Un tipo que va y hace el amor con 10 muchachas negras en la noche   11 muchachas   incluyendo a la misma noche antes que se quede sin estrellas   y cuando sale el sol toca un blues que cien años después seguirá sonando con la misma fuerza con la que Leadbelly atacó la vida   1908 Leigh Texas   No crece su fama de músico endemoniado   pero sí la reputación entre las chicas   Lead se convierte junto a sus amantes en los ojos de luz de esa bestia que atraviesa la noche   y regala alegría a quien sin pena ni miedo entrega la música que lo habita   sólo para dar un poco de armonía al mundo   como los dioses   Cuando la palabra violencia se convierte en un país   y en sus habitantes crece la semilla de una guerra que durará para siempre   ¿a quién le importa la mucha música que puede hacer un negro con un campo de girasoles dentro?   Toca en cualquier cantina   Un cowboy lanza una botella para que se calle   hay momentos para hacer música y hay momentos para matar   piensa Leadbelly   éste tiene que ver con el último   una Smith &Weson limpia y alineada brilla brillabrilla   como sólo puede hacerlo la sonrisa de la muerte   la escena se congela   El cantinero derrama whisky en la copa de un borracho que horas después vomitará su hígado   Un perro amarillo detiene el vaivén de su cola   los ojos se le llenan de tristeza   después cenará hígado recién vomitado y los ojos se le caerán   Las chicas se quedan con media falda arriba   la boca de labios carmesí abierta   como para que atraviese un tren furioso que va a ninguna parte   pero va a destruir   El joven Leadbelly aprieta el gatillo con la punta del dedo índice   el mismo dedo que entra en el sexo de las mujeres   y con suaves rápidos movimientos   les pone los ojos en blanco   lo único blanco que tendrán en vida   tiempo negro   negra la lluvia que va a caer   negra el alma   negro el blues   benditamente negro el mismo dedo índice   que rasga la guitarra   (o ilumina a las mujeres a través del gatillo entre sus piernas)   también aprieta ese otro gatillo   que en un instante provoca la bala y vuela la cabeza   para que el blues siga sonando



Anuncios