CELESTE DIÉGUEZ. 4 POEMAS

7
El filtrar constante de contenidos dejó la  información en banda negativa
hacia arriba nada hay que no me prive 
nada que se me presente lleno
me embriaga  el olor de la libertad  pero a su vez
las partes cortadas arden como el  diablo
y sé que el costo cuesta
y que el ave fénix no es un pollo
y que la autonomía  siempre se paga con aislamiento.






11
Y  el cuchillo anda  engrasado
con el  aceite de lo que  fuimos
dos pieles y  sus filos
espejeando a la par
chocando
lado a lado  con su chaira
zumbando juntos mi vida
zambiando
sin perder  brillo, oblicuos
para un lado
y el otro
dos puntas
dos puñaladas certeras
o  erradas y daba lo mismo
lo mismo
palomitay
Todo lo que era blanco
todo lo overo
todo lo sin gusto
en la vida nuestra
ajustadito
con tiento
lo  trenzamos  juntos
los pedazos de cosas
lo vivido
con pelo  tuyo y  mío
con cuero
ansina 
retorciendo
una soga  en la furia, un rebencazo en el polvo
que acomodaba, mi amor
lo que estuviera mal puesto.
Y  malhaya  el gemido
que el embrujo dentró 
peleando
con todo  de punta y un trapo
mal doblado como quien saca
del horno
la fuente
como quien clava galleta solo
para limpiar 
el filo
Y después la soga  ay
y con la soga el yugo
una brizna una taba
un relincho
que orejea   la tarde
volear  las palabras y con ellas
separar las cosas
y que no vengan después las palabras
o que las cosas no se puedan decir
y que no venga el sentido
o  que el sentido sea sentimiento
mal soldado ese  hueso
la grupa conmovida  que  entoavía tiembla
un comercio que principia  a andar pesando
como rienda  que  golpea  laxa
sobre lo blando
sobre lo amoroso
que entraba  dulce  en la grasa de los días
como en la manteca.
y  el fogón  que ardía en nuestro  rancho, prendía.


12
La canción que venimos silbando desde que llegamos al barrio
un secreto  que parte de nosotros sabe
y no es otra cosa
que pasar la mano a tientas por las molduras
de la puerta al pasadizo
agua en el  río o disolvencia en el calor;
no puede más que aproximarse para  alejarse a su  vez
y no sabe bien si de atrás o adelante  o de donde es que sale
ese haz de luz o de carne
que respira y se mece  como una barca amarrada
se agolpa como una bolsa  llena de monedas contra el muslo
lebrel de ojos malignos que refriega su cabeza
atento a desgarrar a la orden del amo
sacudiendo  de un lado para otro
esa cosa tela tersa mal llamada vida
bastidor de tanzas flojas y tirantes
donde cuelgan unos trapos
rojos como un altar o como tiras de  sangre
que vamos dejando por el piso en una puesta indie que indicara
sobre la nieve adonde fueron  los  pedazos
de ese cuerpo sin cabeza que pasea
haciendo de cuenta que vive que se baña que se corta el pelo
Y viene alguien y le gusta
Y viene alguien y no le gusta
Y viene alguien y  pone me gusta
Y todo eso es lo mismo?
Es más de lo mismo.
Porque la curvatura y torsión de ese haz de carne
rueda  barranca abajo a que lo quemen
en alguna hoguera confusa de leñas gruesas
como a cualquier  mujer que ha sido abandonada por su joven amante
quemada viva  para que no exude
como avispero el anhelo colectivo  de libación o adulterio
flor venenosa tapada por los insectos
se reconstituye  como árbol caído
oculta entre las culebras y los sapos
hasta que el sol inclemente de algún verano
la seque en el aire la levante  y la arroje
voluptuosa  a la orilla
donde otros mil años de mar la empujen y la limen contra la arena
hasta perder su forma inicial
y  Sea solo otro  trozo jabonoso de palo
suave y pulido; homogéneo  ya y sin vetas
listo para decorar o para ser un asta
la manija de la pava o de un caldero.
El haz que junta  y lleva a su rancho
una vieja señora, el nuevo mango
con que arma su  escoba.



  
14
Un hueso agujereado en el medio de su centro por donde se escapa  la paz el amor la paciencia  por donde se va el tao  turbina  que  descentra y reconstituye  chupa y expulsa  en constante arremolinar de esquirla a polen ácaro en la brisa huella ósea remotísimo diente a punto de desaparecer una pala excava tan hondo que se lleva todo y no deja ni el marco
el borde arranca y exclama -el hoyo sos vos
Un haz de fibra óptica que parpadea tratando de retener  algo  una hebra que no se vuele que pringue el cristal para estudiar su forma  y reproducir  en nuevo molde  un metal liviano que decante  raíz que me sujete no me haga volar agitada y chocando contra  todos esos  eventos que en la práctica se llaman vida, que en la teoría se llaman vida y que todos sabemos que no lo son.
Transitando el olvido en sus múltiples formas cuando venga  el horror que me encuentre comiendo un pollo  y si viene de nuevo que atravesemos juntos del brazo la puerta del templo



(eduardo zabala)
Anuncios