DOLCE STIL MOSTRO – PABLO PICENO

 
 
MIS AMIGOS POETAS
 
Mis amigos poetas cada vez son menos.
Mis ideas sobre poesía también.
Tengo un perro que lame los pies
de mi sobrino que borró
del suelo a mi perro antes.
El niño no lame nada nada le falta
Si desarrollo alguna idea será sobre la poesía.
Si el poema avanza sin la idea sobre poesía que desarrollo
habrá avanzado al menos algo.
Repentinamente la lente desenfocada
puede ver que a lo lejos alguien canta.
Perderlo todo, a pesar de serlo,
sería alegría.
Oí tus ojos como un recurso quimérico es decir
sentir es cada vez con cada año más complejo
no se sabe qué
Ahora que se rompió mi diente con un grano de maíz
he decidido ya no sonreír más en las fotos.
La lente desenfocada me conviene.
Al que peor le va es al perro bravo.
El efecto de lamer es la mera y llana desertificación de su lengua.
Lo repetiría para la lengua de todos y eso sería una idea brillante
lástima que la luz me dé miedo.
Si no hubiera luz, siendo muy franco, no habría de qué preocupar.
Ni la lente ni la idea ni el niño que apenas hable
le evitaré el dolor peor que es no entender.
La persecución de un grillo es más sencilla.
La siembra de una bomba en el asiento del piloto del Air France.
Incluso lo que me dijo un amigo sobre el narco que ha matado decenas de miles.
La pendiente que ascendí cuando burlados los poetas jóvenes de mi larguísimo oscurísimo
poema levanté la cara y no paré me habría escupido si hubiera captado un poco más su
atención. La pendiente ya me da pavor incluso el porno es más púdico.
Es triste todo triste como un ganso colapsado.
El único avance y la victoria
cuando escribo este poema probo y torpe a la vez
es que vi muy al fin amanecer al perro sobre un sillón
acurrucado vuelto niño y eso que nadie le abrió
O lo que es peor nadie cerrara sus compuertas
Y nos tuvo sin cuidado
se durmió plácidamente, sin apenas soltar pelo
no quería amanecer al día la tripa
fue muy lento / gloria a Dios.
El sobrino venido a menos
enfermó de influenza estacional
se murió en seco
Mis amigos poetas
habiendo leído mis poemas
se darán golpes de pecho y dirán
Pudimos haber hecho algo por él
(pero quién experimenta en poema ajeno)
O bien pondrán sobre mi lápida
Tras haberme ellos lapidado sin piedad
Éste fue un hombre ilustrado hombre de ideas
(a quien ni su mamá leía)
Pero a decir verdad mejor habría sido que dijeran
Negra ignorante muere acorralada por su propio vómito
Y apenas enderezar la mente metieran la idea
por cualquier globo ocular
Venga, ahí está el cuerpo apestado
no hace falta apuntar ni lamentarse:
ya quedó claro que la parte oriental del orbis mundi
está vacía.
 
 
Anuncios