ANA STRAUSS. 5 POEMAS

























(Bill Domonkos)
1.

es el humito de lo que se dice
como antes, como siempre
a ser mutilados los
cruzada, quién sabe de qué
cruzada mínima cada día, de entre-casa
dicho antes, nadie sabe de qué
así se pueden lamer los huesos, más tarde
con calma







2.

no soy caballo pero el sol
cuando la luz se hace demasiado coherente
entre mis patas y lo que araño del día
el pie en otro sitio
la gárgola, fea la cara, es llamada a guarecer
hoy no hay sombra, delicadeza que no aparece, ni bajo la misma gárgola
instante
la luz y yo sin aparejo de sombra
entonces
estampida







3.

belleza de nadie
de la rosa
la rosa durmiendo en el agua
te digo rosa
y de marchitarse
aunque sea la rosa completa sobre la mesa
la rosa no es
no la mesa
sí lo que aún sobre la mesa
tan quieta la casa
cubierto al techo
la idea está allí
la didascalia entre mis dedos
fuerza la letra y el hierro
llevarnos a un rincón de la mesa
no es apretar lo hueso
es en la mesa
lo que sobrevuela
se golpea lo dicho
y la mano zumba sobre todo
lo dicho
no había nombre
enredadera,
jazmín, santa rita
una casa blanca
sol
demasiado sol
y demasiados nombres había
para una sola rosa







4.

entre las voces y me creo en cada una de las voces
y cuando hago sordos mis oídos
entre los alojos y los desalojos y de guardar en pandora
Nada estático
y mientras se crean mis arterias
ser en otra piel, cambiar la piel cada vez que sea necesario
una alianza íntima
Arcaica







5.

anuncia la llegada
en el escote,
en el borde de la mano
arca de piel
la boca puede hacer ladrido
hablar en el silencio del
hablar frente al rostro que no expresa nada
rostro quieto
cerrado en sí mismo
silencio
silencio, callar por silencio
para dejar que todo caiga
a segundos del suelo
el tintineo de lo que cae
tintineo
empezar


Anuncios