RUBÉN MARTÍN. INTERIOR CON DESOLLAMIENTOS





taylor mariencco


NOSTALGIA DE LA GEMACIÓN
#1
Et in Arcadia ego, murmuraban los antiguos hombres, adictos al estupor A todo cuanto es rígido, calcáreo, petrificado, erecto      Incluso aquí un yo, mi yo, erguido contra ti  Lo he tallado a fuerza de milenios, de contrarresistencias, a golpes de sílex  Te mira fijamente, sin descanso Resiliente    Igual que los artrópodos, reptiles y miriápodos Que aún habitan nuestras pesadillas Y sobrevivirán a nuestras máquinas
#2
[ nostalgia de la gemación // de todo aquello múltiple, escindido, irregular // bioluminiscente // quien crea en la unidad, lo indivisible / intentará aferrarse / sentirá cómo se llaga su conciencia si no sigue creyendo // pero no hay paciente cero // unsex me here // disgrégame en placeres, en mundos, en proliferaciones, en mordiscos, en yoes, en verbos posibles // yoar, tuar, exer, inclosionar, paleonacer // unsex me // acariciante el vértigo de ser regresado, de perlatir donde no llega luz alguna // en un abismo interpensante – ]
#3
Un yo, tu yo | tu laberinto de lenguaje, carne y percepción | acuerdo tácito que viene a ser un rostro, solo un rostro | entre todos los posibles || alguien se obliga a conjugar la primera persona, memoriza con un cruel esfuerzo cada desinencia | alguien intenta dibujar con la mano dominante atada su propio retrato || así funciona: no una imposición sino un contínuo esguince autoinfligido // pero algo se escapa, fluye y se multiplica // escuchas su rumor / y a él te entregas / cada noche // destejiendo //
*****
(Lucio Muñoz, “Tabla 12-97”)
Comprobar que había un muro tras perforar el muro (las uñas, el martillo, puños, dientes) no fue una decepción. Amar la oscuridad del monolito, la escasa y críptica sonrisa de la astilla, el resbalar de la noche en la madera. La gravedad sin rostro, y las palabras volviendo con más fuerza al ser lanzadas contra ella. Todo lo mudo. Tejido de madera y sombra de madera, rugosidad de las aristas intocadas por la hacheta. Bajo la suavidad de un labio.
: bajo la rigidez del clavo: tras la dignidad del hueso: tras la muerte: tras las constelaciones: detrás.
*****
(Francis Bacon, “Study for a portrait”)
Interior con desollamientos. Las paredes húmedas conspiran, respiran. Son la piel. Dentro se grita y descompone: una huella dactilar modula las facciones, el rostro-presión, el organismo y la membrana que da nombre; contra y desde son el mismo movimiento, la resonancia elástica, la mueca de lo múltiple.
Lo informe: lo conforme: cuarteto para cuerpo: la llaga líquida: el cansancio.
*****
(Fernando Zóbel, “La visión”)
Un arañazo sobre un líquido. El líquido es retina, pensamiento, pulmón y nombre, entraña. La ausencia de piel es vaporosa. El verbo ser, transparente. En apariencia. Todo lo rígido, lo áspero, lo que impone su fuerza o resistencia, se romperá en trozos opacos cuando vuelvan los vientos del invierno. Solo resistiría
una choza de juncos; lo apátrida; lo débil; lo flexible; lo que apenas estuvo.

Anuncios