ROBERT RINCÓN / La tragedia fabulada de EDUARDO PADILLA

Como buen apóstol de la corriente posmoderna, Michel Maffesoli sostiene, en su libro El instante eterno. El retorno de lo trágico en las sociedades posmodernas [i], que esta época está signada por la transición de un estado dramático (modernidad) a un sentir y pensar marcado por lo trágico. Esta tragedia a la que se refiere el pensador francés no alude en su totalidad a los rasgos del teatro helénico antiguo. La tragedia que plantea Maffesoli es una interpretación sobre el tiempo cíclico y sus consecuencias en la afirmación de una vida tribal [ii] en la sociedad, basado en la catarsis como purga emocional, manifestado en ejemplos como: los conciertos juveniles (tecno o rock); las prácticas espirituales orientales, los videosjuegos y el fanatismo deportivo, entre otros. ¿Qué tiene esto de trágico? La conclusión a la que llega el francés es que existe una progresiva asimilación de un forma de vida que acepta con lucidez y cierto grado de humor la fatalidad como destino y la necesidad de reinvención constante, tomando como marco de orientación lo urgente, lo aleatorio y lo cotidiano, vivido intensamente.

La experiencia del instante es la posibilidad de renacer, experimentar la vida y la muerte al mismo tiempo, aspecto muy distante de la linealidad temporal moderna y sus dicotomías imperantes: vida/muerte, sujeto/objeto, yo/ellos, dominio/subordinación, entre otros. Por su parte, Maffesoli acota, y concuerdo con esta posición, que asumir lo trágico es ubicarnos horizontalmente con el entorno y sentirnos, dependiendo de la situación en la que estemos, en sintonía con una atmósfera tribal-dialógico que nos iguala como seres. Porque lo trágico es tiempo que condiciona al Ser y lo tribal, resultado social vivido desde lo trágico origina, entre otras significaciones, lo circular, la acentuación de lo cómico y la coexistencia posible con la alteridad.

Una poética que se sirve de lo trágico para conducirnos a un cambio de mirada sobre la efímera y en ocasiones absurda realidad, es posible. Eduardo Padilla [iii] en su libro Un gran accidente [iv] retoma ciertos atributos de la fábula para configurar eventos inusuales o ilógicos, cargados de humor y finales didácticos, por ejemplo, en el poema «Las visitas incomodas» la situación que se comunica en el texto está relacionado a la zona del recto, que a su vez, funciona como apoyo de una poética de escritura:

Grave peligro son los juegos extraños
que quedan alojados en el recto
a consecuencia de maniobras
exploratorias o
pasatiempos
terapéuticos
(como los telescopios,
la prosodia,
los rectos modales
o las fábulas de Esopo),
o los que se introducen accidental
o intencionadamente
(el número y variedad de los mismos es increíble),
debido a:
1) la irritación local que producen;
2) al peligro de composición de textos poéticos,
dentro o fuera de la cavidad peritoneal;
3) el riesgo de producir uno o ambos accidentes
durante las maniobras de extracción,
que a veces pueden invitar a los esfuerzos
más ingeniosos.
Ocurre más o menos lo mismo
en casos de enclavamiento
de juegos extraños
en vagina o uretra.
(pp.86-87)

La cadena lógica de esta especie de metafábula se manifiesta a partir de la escogencia de situaciones absurdas: Grave peligro son los juegos extraños /que quedan alojados en el recto /a consecuencia de maniobras /exploratorias o /pasatiempos /terapéuticos, aspectos que se igualan a las experiencias de las fábulas de Esopo [v] (pasatiempo – terapia). Lo inusual, lo trágico y lo accidental que puede resultar el juego en esta parte del cuerpo, se transforma en un ejercicio de escritura poética, evidenciándose, entre otros aspectos, por el empleo del recurso de la intertextualidad en alusión a (Esopo) autor de fábulas y las simetrías entre el juego con el recto y la escritura. Luego, el remate del poema resulta una comparación con otras zonas corporales: Ocurre más o menos lo mismo /en casos de enclavamiento /de juegos extraños / en vagina o uretra.

Mijaíl Bajtín [vi] nos recordaría como el uso estético de las zonas inferiores del cuerpo en la Edad Media correspondía a un acto subversivo de índole artística y social ante los patrones morales del poder de ese entonces. El recto y la vagina representan, de acuerdo al autor ruso, áreas donde se concentra el desecho en el caso del recto y, por otra parte, la fertilidad por el órgano femenino; zonas donde la muerte es la vuelta a la tierra, lugar donde es posible que otra vida emerja. El poema, en este sentido, establece analogías entre el acto de escribir (poemas) con el placer o incomodidad por ciertos juegos en la zonas íntimas.

Lo cómico tiene la intención dentro del discurso reubicar la mirada del lector. El humor tiene esa particularidad, cuando sus códigos de expresión de descifran atenta con las estructuras mentales del lector y de todo poder; incomodar o agradar se haya el logro de cualquier producto estético afirma Niklas Luhmann [vii] . La metafábula por otra parte, se concibe, se alude y se pone en práctica en el poema «Las visitas incomodas», su moraleja: la escritura es un juego incómodo, accidentado, también exploratorio y terapéutico, pese que no se haya explícito al final.

Lo accidental y lo absurdo de una situación se ejemplifica en otra enseñanza intencionada, en el poema «Cabeza hueca» se presenta el príncipe de las tinieblas en un sueño donde le indica a la voz dormida que una porción importante en la materia gris se encuentra parcialmente vacía. De tal experiencia, posteriormente, se concluye con una moraleja:

(…)Con total candidez
y sin decir una sola palabra
el Diablo me dio a entender
que en la materia
9 de cada 10 partes
están huecas.
Yo desperté y relaté el encuentro a mis amigos
con el entusiasmo de un Arquímedes
que corre desnudo por la calle.
Mis amigos me escucharon con bondad e indulgencia.
Y yo cambié frente a sus ojos.
Soy una persona más amable desde entonces.
(pp. 21-22)

 ¿La máxima figura de la maldad que habita en la lava ardiente cumple una función benefactora, tanto que transforma la perspectiva de un sujeto? Es posible y se afirma, incluso, la coexistencia del bien/mal y su síntesis en el aprendizaje transmitido por la voz principal del poema. Lo trágico de ser visitado por el Diablo en el sueño, beneficia al sujeto y termina con un cambio de actitud: Mis amigos me escucharon con bondad e indulgencia / Y yo cambié frente a sus ojos. /Soy una persona más amable desde entonces. La inversión de los códigos semánticos (Diablo-mal a Diablo-bueno) refleja el carácter lúdico y creativo en la resemantización de una cualidad o de un objeto y añadirle otras significaciones. Por otra parte, la aceptación de un Diablo no terrorífico, sino benevolente en este poema-fábula puede interpretarse como una transposición de valores asignados a la figura del Diablo (occidental) y la posibilidad de la convivencia de las fuerzas antagónicas (bien / mal) en el sujeto que lo soñó y su transformación ante la vida (experiencia de purificación). La fábula entra de nuevo por la cadena de eventos peculiares y desenlace didáctico: el hombre cambia cuando reconoce que no es tan especial como se cree.

La escogencia de la fábula por parte de Padilla, como un modo de traducción, juego, reinvención y aceptación de situaciones inusuales con finales abiertos y didácticos, funciona de pequeño modelo ético ante la vida que se accidenta en cada instante, y que puede reconstituirse aceptando sus destellos ilógicos y sucesos incomprensibles de una forma suspendida. Una conciencia trágica es la vida que reúne la ficción con la realidad, el tiempo con el espacio, la vida con la muerte y lo cómico con lo serio. Aquí lo trágico no se trata de darle soluciones definitivas a los problemas sino aprender que las emergencias aportan sus cuotas necesarias de intensidad que la vida necesita para movernos hacia otros sentidos un poco más plenos.

[i] (2001). Argentina: Paidós.

[ii] Véase del mismo autor El tiempo de las tribus (2004). México: Siglo XXI Editores.

[iii] (Vancouver, Canadá, 1976). Es autor también de los siguientes libros: Wang, vectorZimbabwe, Minoica, Mausoleo y áreas colindantes, Blitz y la antología Paladines de la Auto-Asfixia Erótica.

[iv] (2017). La Habana, Cuba: Bongo Books.

[v] Fabulista griego.

[vi] (2003).La cultura popular en la edad media y en el renacimiento. España: Alianza Editorial.

[vii] (2005). El arte de la sociedad. México: Herder.

Anuncios