Laia López Manrique/ Uróboros


“Puede que sea dulce ser alternativamente víctima y verdugo”
(Charles Baudelaire)

 

PEZ

 

pez

no responderá

pez cuatrero no torcaz no

cómo su cuello

cómo la mano en el cuello para estrangularla

cómo ella conociendo bien al enemigo

a aquel que realmente podía destruirla

por favor

pedía de nuevo

la mano en el cuello los sentidos tapiados el dedo apretando el exacto engranaje de la asfixia

boqueando

salivando

con los ojos muy abiertos la mirada lateral y el estertor

pez matadero

pez theós

pez trampa

siempre escapando a sus garras hasta que en la médula del mismo agotamiento

así

la súplica

 

 

PEZ

 

pez

 

animal concomitante

voz calada

 

“ella” deshace ahora deshago/deshace  lo que hizo lo que no se llegó a armar en su cuerpo o aquello que en su lugar aparecía    un barco descolgado    al fondo    sin amarres  sin palabras a las que recurrir para decir, por ejemplo:

“qué puedo hacer

bebo

trato de pensar qué pensaría si pudiera volver a pensar”

 

todo se traducía en lo desprotegido    en la repetición de los gestos    en lo que se pierde

en la repetición del lenguaje    en lo que se pierde

 

pez

 

como asir la retina glauca el horror el pus de la mirada

clavarla en un lienzo

hacer que signifique

en su propio lenguaje  en su habla ensimismada para desplazar

fingiéndose

 

FANTASMA NÚMERO DOS: LILITH

ella

quería copular con la creación entera

con los restos de tierra que se desprenden de las

constelaciones con un nido de zorzales diminutos con el desuello de las reses

con

un sedimento con lo abotargado con lo antónimo con

una tenaza con

la savia de las

flores de color rojo con-

sigo-

misma-misma semper eadem

con las páginas que la predicaban

con lo cardinal y lo roto de sí y de las otras

con

lo entremezclado

difícil

fangoso

“¿Para qué sirve el objeto? Para dar una existencia sexual a la angustia.”
Julia Kristeva, “Historias de amor”

 

 

 

INSCRIPCIONES SOBRE “FRANCESCA “, DE EZRA POUND

(UNA VERSIÓN PRIVADA)

 

Hier-

ba la marmó-

rea en bocana-

da jadean-

te de asfal-

to confun-

de insu-

fla acari-

cia

los labios tibios al paso de la amada

el siseo la media luna que cruza

dormida sus pies

 

aho-

ra “yo” cualquie-

ra “yo” mi-

tad frac-

ción bisa-

gra mi-

tad rude-

ral ortopé-

dico te amian-

ta cre-

ce

al borde de ti

derramo

el poema de Ezra Pound que leí cuando te fuiste

con las manos arrasadas y vacías

 

no habí-

a flo-

res tu nom-

bre era o-

tro y tu mira-

da glán-

dula clavi-

ja de ce-

ra viva coac-

ción vegetal

espu-

ma claudican-

te y frondosa

amor que siempre estarás lejos

no volverás

pero “yo” escribe—-

                               “yo”

                               escribe

                               para que vuelvas

Anuncios