Gladys González / Refugio

Refugio

 

el cambio de espacio

del bar

a la calle

 

una copa de vino

multiplicada

en el momento

de decidir

continuar bebiendo

o dejar

el instante eterno

de la borrachera

 

del embrujo

de la llegada trémula

del tigre blanco

 

poner tierra

indecencia

y tiempo

de por medio

 

una acusación judicial

una amenaza de muerte

el golpe

de una correa de cuero

en la cabeza

 

un ojo hinchándose

en el reflejo

de una ventana

 

el piso

reventando en el oído

 

el instinto

de conservación

respirando

fatigosamente

sintiendo odio

por sólo responder

al dolor

 

otro instante perdido

 

que envejece

junto a ti

 

recordar

en el segundo

 

las aventuras

los deseos

y las personas

que mueren

por su mano

 

una cuerda

un cuchillo

 

o la quemadura

del tiempo

 

otro hueso roto

 

para transformarte

en un animal

en extinción

 

es quizás

el momento

entre parar

o continuar

con el goce

del desplome

 

la exitosa rutina

del fracaso

 

la escena

donde todo cambia

y el caos

entra en acción

interpretando cada acto

en una casa vacía

 

un teatro abandonado

con el telón roído

 

por la química

y un manual de psiquiatría

 

los cambios

de ánimo

 

el estado

de la pérdida de sentido

y la desprotección

 

el llanto imparable

 

la exquisita locura

la completa

falta de amor

 

este refugio

fue construido

pieza por pieza

 

para ser invadido

sin indulgencia

 

ni disimulo

 

por el relámpago

por la propia lapidación

 

en este regazo

 

sólo se vive

para escribir

 

 

 

 

 

Adiestramiento

 

todas las ciudades

son iguales

si haces el mismo ejercicio

 

buscar una cama

encontrar alguien

en esa cama

 

construir una ciudad

dentro de otra ciudad

sin puertas

sin ventanas

sin salidas

 

dejar pasar el tiempo

con los ojos cerrados

como si todo

fuera familiar

como si los golpes

y los amigos muertos

no estuvieran

en frías bodegas

como fichas clínicas

 

todas las ciudades

son iguales todas las ciudades

se provocan

en el mismo ejercicio

 

todas las ciudades

se queman

al cruzar la frontera

 

de Aire quemado, 2009.

 

 

 

 

 

Memorias

 

un viaje inesperado

un océano que no conoces

ni añoras

excepto por tener un poco de viento frío

en el rostro

y un regreso incierto

 

una fiesta de cumpleaños

en el lado norte de la ciudad

a la que nadie llegó

y donde debiste sonreír

para no decepcionar a la familia

 

el árbol genealógico

que causó el estrago de las clínicas

las curas de sueño

y las paredes emblanquecidas con saliva

 

admitir lo que significan diez años perdidos

la traducción del dolor

la impotencia

la versión de la alegría en imágenes

y recuerdos borrosos

 

un nuevo camino

por el cual llegar

a lo que podrías llamar casa

grandes ilusiones

camufladas en el paisaje

 

la palabra confianza

y el mal sabor que deja

cuando la masticas

mientras tus cosas

caen por la ventana

 

otros diez años

el cambio de turno de la ironía

una enredadera robusta

que crece

según la ortopedia de una reja,

lo más silenciosamente posible.

 

de Calaminas, 2014.

 

 

 

 

Gladys González

Refugio

Mantra Edixxxiones

2017

 

 

 

Anuncios