Experiencia Butoh. Daniela Camacho.

 

 

 

Lo que escuché decir a Hijikata sobre el toro*

 

Eres consciente de los cuernos del toro. Eres consciente del peso del toro y su pezuña dividida en tres partes iguales. Ahora estás bailando en la Cueva de Altamira. Esa pintura son toros antiguos. Mientras bailas, eres consciente de la elegancia del toro, de su peso y el pelo del lomo ligeramente húmedo. Los cuernos giran en siete direcciones exactas (ver más abajo). El toro está de pie al atardecer y se ha nublado, este es el momento que precede a la tormenta. La lluvia adorna la cabeza del toro con dalias húmedas. El toro es consciente de que podría ser sacrificado, de que podría sufrir dolores. La elegancia del toro está dormida. Su espalda se retuerce muy despacio para formar una “S”. En las axilas se encienden pequeñas llamas. Salen gusanos del ano del toro y se arrastran babosas por la pierna izquierda. Aparecen alas en las caderas. Los toros olfatean alrededor. Una capa roja ondea con violencia en algún lugar del cuerpo.

 

1) Cuernos que apuntan hacia delante.

2) Cuernos del toro hacia la izquierda mientras come higos.

3) El toro mira de frente, pero los cuernos se alzan y se echan hacia atrás.

4) Los cuernos se elevan.

5) Los cuernos de repente desaparecen.

6) Los cuernos se mueven de lado a lado.

7) El toro está sediento y bebe, sus cuernos están nivelados y arqueados hacia atrás, como los de un búfalo de agua.

 

*De ‘Traducción alterada y fallida de movimientos para danza butoh

o lo que Tatsumi Hijikata dijo a Yukio Waguri en los años 70 y él anotó en un cuaderno’.

 


 

(Paréntesis del miedo)*

 

1.1. El cuerpo humano aprende movimientos desesperados cuando sospecha que alguien abre un hueco en la tierra. Se deja lamer, por ejemplo, se decora la boca con piedras. Es una escena desoladora porque se le puede oír suplicando.

 

  1. babea para marcar su camino
  2. se echa en la hierba como un animal doloroso
  3. resopla se tambalea
  4. se frota se frota

 

1.2. Un cuerpo desprotegido se deja caer sobre el asfalto. No denuncia al niño que se atraganta de leche entre los pechos de la madre que duerme a su lado.

 

1.3. En el bosque, el masculino estrella su cuerpo contra un árbol.

 

1.4. El femenino busca con los ojos el reverso de sus párpados.

 

1.5. El cuerpo es un acantilado.

 

1.6. Se desintegra porque está siendo observado desde todos los ángulos.

 

1.7. Con la virtud del fantasma, puede oír el sonido de ramas creciendo en el árbol. Miles de ramas. Simultáneamente. Puede hablar con el aire. O como la niebla, la bruma, transformarse.

 

1.8. Extensión del sistema nervioso en los cabellos que la nevada moja. Llévame al fin del mundo.

 

1.9. Queda el movimiento desesperado de los cuerpos después de los cuerpos.

 

2.0. La frustración y el furor, eso queda.

 

 

*De ‘Movimientos desesperados para cuerpos finitos que van hacia los bosques moribundos, hacia el baile agonizante, hacia la luz, hacia la muerte y hacia la nada’.

 

 

 

 

 

Daniela Camacho

Experiencia Butoh

Amargord Ediciones, 2017.

 

 

 

 

Anuncios