Pan impuro / Blanca Morel

 

HAIKU  FALSO

el agua tiembla
en el estanque habita
nuestro monstruo:
el agua sucia

 

VARIANTE

en nuestro estanque
vadea el monstruo:
el agua sucia

 

 

 

 

ESTRIBILLO

¿Por qué afilas cuchillos en mitad de la noche?

 

 

LA FLOR DEL EXCREMENTO

pan impuro comí
con labios cadáver
llamo/lamo el excremento
imagen de una antigua
una recóndita
certeza

vara maldita
hoy en flor

 

INVITACIÓN

está puesta la mesa y no has venido
pero aún queda un instante

aún queda un instante
para preguntarnos
quién nos ha salvado
a quién condenamos
por quién debimos morir

he planchado el mejor mantel blanco
y mi copa es la Tierra
tu vino el  Mundo

pero creo que tendré que comer sola
deglutir los alimentos
mirar la pared
escuchar el reloj que se adelanta

he preparado guiso de carne
esperando que vengas a comer
corazón humano

 

BUSCO EL DON DE LA TARDE

la colada[1] sigue dentro mí
obstruida estoy de tantos trapos
la sábana santa  de tu cuerpo
mi vestido sucio de novia
el camisón de parturienta

la tarde  no cae ni avanza
la tarde
contiene algo viscoso y sagrado
un cuándo de gusano  retorcido

quizá eche a volar entre las ollas grasientas
y me quede sin ropa
sin agua en el vaso
sin monedas para el pan

camine toda la calle extasiada por el don

y doble la esquina
sin desaparecer

 

LA SOMBRILLA INCAPAZ

hay un árbol solitario en el campo de trigo segado
y un cártel azul de la autovía del Este
es el regreso

quedaron  en la playa para siempre  las sillas vacías de mis padres

a menudo
he sentido el vértigo en mi cuerpo erguido
como si recordara tiempos remotos en los que fui niña o serpiente

hay un grupo de cipreses a lo lejos
pero tendrán que esperar:
aún es todavía

aquellos árboles quizá sean olivos
que como nubes se transforman
despreocupadamente van cambiando por el viento
como las certezas

atrás quedó  la sima al borde de un camino
y contemplo que duermes en tu asiento junto a mí

el tendido eléctrico avanza por un cielo azul de nubes esponjosas
los girasoles  inclinan cansados sus cabezas bajo el sol
sobre la arena lejana agoniza una medusa bajo la intensidad de la luz

en la playa olvidamos una sombrilla incapaz de atenuar la luz de los que ya no  están

 

 

SIESTA II

 

estaba  a punto de tumbarme en el sofá
cuando inexplicablemente y con contundencia
se solaparon dos tiempos
y así me vi yo misma tumbada en el sofá
y tendida estaba en mi ataúd y no era incómodo

tras la ventana
las cuerdas de tender  fustigaron el aire de la tarde
caballos invisibles  de dulcísimos corazones
agitaron sus ijares hacia el muere

y quedé dormida

la televisión susurraba algo de selvas y leonas
mi reino desgajado en bigbanes sucesivos de universos indemostrables

 

se me atraganta la vida y vomito con elegancia o crueldad o mezquinamente
[instantes de mí
meteoros de mí que se desprenden y viajan no sé adonde
soy una niña sin final
las incógnitas
son el lazo que en mi pelo se desata
llega mi madre la del embozo perfecto
la del beso cósmico antes de dormir

sueño con mis átomos mecidos dulcemente
y en el centro de cada uno
hallo el abrazo que me fue negado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pan Impuro, editorial Ruleta Rusa, España, 2017.

[1] “El término “colada” en España se refiere a la acción de lavar y tender la ropa

Anuncios