Angélica Freitas / El libro rosa del corazón de los idiotas

I

yo cuando corto relaciones
corto relaciones.
lo pasa lo
de las broncas en las gradas
todos los
sábados.
es la extinción del estadio.
veo las fuerzas
que actúan, las tijeras,
el papel,
la voluntad de cortar.
¿todo es provocación?
entonces envuelves
tu taquicardia
en un helado de almendras
ruega que se derrita.
cuando recuerdo el
corte revivo la
herida.
mejor no.
el corte es definitivo,
el dolor regresa en forma
de milán madrid
o liverpool
cuando es convocado.
ricardo
recuerda tu pasado
sólo si te da placer.
how elizabeth
bennet of you.
¿mas cómo
deleitarse con la pérdida,
convencer a fulana
de que mi flaqueza
nada disuelve?
¿exigir un río de janeiro
con gatos y libros
legítima esposa?
me quedo soñando con
un viaje a un país donde la
lengua sea vértebra,
palabras con j
antes de la l,
y trastos griegos
que me devuelvan
a la casa que alquilé.

 

II

 

una novia
que se pinte las uñas
es inolvidable
tú puedes
extrañar los colores
mirar por la ventana
tomar cualquiera:
el verde del capo
de aquel carro
o el rojo de los
restos de una manzana
en el borde
el ocre de la liana
de tarzán en la tv
y pensar que
serían más bonitas
en las uñas de tu
novia
de lo que ese marrón
achocolatado
y cambia el canal
y al final se apasiona
por el frasco de acetona.

 

III

 

las mujeres son
diferentes de las mujeres
pues
en cuanto las mujeres
van a trabajar
las mujeres se quedan
en la casa
lavando la loza
y crían a los hijos
más tarde llegan
las mujeres
están siempre cansadas
se van a ver la televisión.

 

IV

 

yo tuve una novia
que no quería
convencerme de que
la vida es una mierda
es raro como un colador
por donde se ve la puesta del sol
es raro como un gallo tartamudo
un faro un farol hablador.

 

V
yo tuve una novia
con superpoderes
de invisibilidad
y cuando andaba con ella
también yo era invisible

pero cuando ella usaba
una blusa transparente
se convertía en la increíble
mujer-teta

yo me quedaba
bajo el paraguas
del superpoder
superinvisible
envidiable
a lado de las
cervezas y
los supercacahuates.

 

VI

yo tuve una novia
que combinaba
mi sufrimiento
con tanguitas
azul claro
diminutivos
y new order

lo que yo quería era
pintar flores
en el martillo
revolcarme
en las palmeras
de plástico
del edificio

huir dejando
dos hijos
las letras completas
de suzanne vega
como me fui
un martes
lejos de las cajas
de cartón
y del beso a tu madre.

 

VII

al final del día
sería lindo, tú
descubriendo que
el agua del escusado
gira para el otro
lado
en japón
sin tener con
quien cotejar
la información.
un tiempo
para acostumbrarse
a las noches de
mil dentífricos,
sherezada del
hálito de las
becas.

 

VIII

al fin del día
estaré lejos
de villa mariana
con una botella
de gato negro,
tinto
de supermercado.
en alguna viña
de chile
alguien canta
y es hetero.

 

IX

al día siguiente
en tus sábanas
célos
con acento,
dolór con
acento,
porque son
antiguos
como el nescafé,
todos los conocen.

 

X

no debías casarte
con alguien que no te
lleva a pescar
o a ver la puesta de sol
en el desagüe de la bañera
o en la cumbre de un cerro
hay pocos lagos
en dinamarca, ella dice,
y me ofrece un
caramelo
masticable
cubierto de chocolate
medio amargo,
la montaña más
alta de dinamarca
tiene 173 metros
cien veces más que tú,
mi amor, y le di
caramelos.

XI

no debías casarte
con una subversiva
que lleva una máuser
debajo del poncho
y calzones
de algodón crudo
que ve a godard
y eructa coca-cola
que anota en
los márgenes de la página
de los compendios poéticos
de las ediciones gallimard
“lindo!” o
how true!”

 

XII

no debías casarte
con ella,
punto final.
susana thénon,
hija del neurólogo,
murió por tanto
cerebro.
si la historia se
repitiese, toda
enana e irónica,
las hijas de las monjas
nunca se casarían,
harían recuerdos de bodas
mas no tendrían
sentido.
y la familia de
angélica freitas
por fin invitaría
a la sociedad
pelotense para
el enlace
de sus hijas
angélica & angélica
en la catedral san francisco
de paula
a las 17 horas del
dia 38-39 (brasil)
40 (europa).

 

 

 

 

Anuncios