La poesía ya no está en las palabras, se ha adherido a los caracoles de agua dulce (versión vampiro) / Luis Eduardo García

 

Para Rafael Espinosa

 

Las ha vaciado. Ahora son latas
o sacos de piel.
Huesos.

Buscamos encender fogatas. Buscamos incendiar el bosque.
No buscamos.

 

Alguien dijo hay un velo de bacterias
algo que oscurece lo que toca.

Alguien dijo tiene hambre.
Una probóscide que todo lo destruye.

La poesía ya no está en las palabras
se ha enganchado a cuerpos más húmedos
y tiernos.

Por la noche saldremos a recolectarlos
esperando que brillen para guiarnos hacia ellos
pero sólo encontraremos los despojos.

 

Anuncios