Hurras a Bizancio/ Lito Pesolani

Fe de erratas (mi semejante, mi hermano, y otras invocaciones)

Tú pálido lector de larga oreja si no ojera profesional,
príncipe en su tarde libre,
o esclavo de promedio masivo y típica desviación estándar,
aquí se encarna, frente a su chimenea mental,
complacido en que reconocerá públicamente
–círculo de elegidos o amigos de su barrio–
que te lee, que confía en tus intentos de mago sin conejos aptos,
o imprudente magia excesiva para auditorio sin sombreros,
consuelo de media suela,
y te perdona tus deslices, desbarrancos,
obvia con delicadeza tus limitaciones, el precio de la época,
la próxima vez ha de votar por otros
que incluyan en su discurso
bellas palabras tontas que favorezcan
tu oficio y tus ideas,
pobres ingenuos
los dos

 

 

rondó del punto de vista

Wer sein Wo nicht verliert, dauert.
Tao Te King, 33 / Fiedler

piedad para aquello que el ojo
no puede no debe
dejar ver

piedad para aquél que en mal momento parpadee,
ceje en su intento de mirar
y en breve oscuridad profunda
confunda su mundo con lo real

piedad para el ojo
que mira al revés,
o sólo a través de reojo

quien ve con error lo que debe ser visto
fundamenta el horror y en él permanece:
lo cual es perderse en un mundo distinto
contento de no ser
el otro

piedad para aquello no visto:
para el ojo mismo,
que no se ve

 

pavana y gallarda del punto de vista

Quien más ve, quien más oye, menos dura.
Góngora

 

(pavana)

no me pidas que atienda a los detalles
si es música marfil de flauta blanca:
disolviendo concento en materiales
durar no puede en mí su resonancia

o digo mal: si más el lienzo dura
descrito en el poema, la sustancia
del pincel fundamenta la figura:
y ésta es toda posible semejanza

soneto no, apenas referencia
como una reverencia en la pavana
concedo yo que pidas a mi ciencia

como marfil no ve pincel ni danza
es que no ver, no oír es su inocencia:
y esto hace posible su venganza

 

(gallarda)

se intuye el gusto de la berenjena
por el color violeta de su cáscara
así como danzar tras una máscara
razón de perspectivas enajena

contraejemplo aparente es clavecín
de sonido indistinto si violeta,
Scarlatti o abedul o barzeletta:
porque violeta viene del latín

quien danza por danzar en beneficio
del Arte de la Danza y la Kultura
en un berenjenal pierde su oficio

así la danza en contradanza muda,
y en mudo clavecín el buen juicio
de quien más ve y más oye y menos dura

 

plazas, parques, jardines y museos

Te cambio una cerveza, un whisky,
por ciertas palabras en tu oído.
Te cambio una rápida cena
por mis jadeos y los tuyos.
Te cambio lo que quieras
por unos cuantos billetes
y el gusto de sentirme importante
y el gusto de sentirte deseado.
Te cambio lo que quieras
con tal de que, digamos, te encariñes,
y, por así decir, conmigo.
Las sábanas se han de entibiar por costumbre,
y yo no soy yo,
así es que no hay peligro.

Prestame tu cuerpo,
dejame que lo adore,
puedo contarte en la sombra, ocultos,
cuál es tu verdadero nombre,
puedo enseñarte los secretos
y mostrarte tu divinidad:
pasajera, sí, pero absoluta.
Prestame tu sexo mientras te encomiendo mi alma,
fina piel temblorosa,
perfumada, contráctil.
Dejame que me transforme en tu dorada presencia
–aunque tengas piel oscura y uñas rotas–
que rápidas caricias
engañen esta endurecida soledad,
y mi poca nada acechante entre las estatuas
florezca enraizada en la complicada vergüenza
de sostener esta carne
quemante

(…)

una ruta más, no buscada, no elegida,
larga culebra de tráfico pesado
si no calma completa y pura velocidad
sólo el viento te advierte que estás vivo
adherido a pegajosa lengua de asfalto caliente
que se alarga por lamer un sol rojizo y polvoriento
moscas mecánicas arrastrándose atrapadas
por celosía de nubes en el horizonte:
visión distorsionada por ondas de calor,
grotesca aparición, deslumbramiento
porque curvas desembocan más atrás, en sí mismas, nada

escaleras de Escher
cinta de Möbius
todo lo que es tiene un solo lado, te muestra
superficie y posible dirección
y el combustible se acaba en el último tramo
justo antes del gran cartel
suprema instrucción para los viajantes hacia el fondo:

retórica paraliteraria

 

 

Anuncios