Fernanda Mugica. Cuatro poemas.

 

 

 

 

1.

la intensidad

hay que ponerla

en otra parte

dijiste / con vos

hay varios tipos

de fotorreceptores

 

roads & cones

 

los conos

-que van mejor para el detalle

y los colores- en el centro

de la retina

y los bastones

lejos del centro:

 

apuntabas directo al corazón

del sol

te diste cuenta: no podemos mirar

llanamente

no es fácil

ver una estrella en pleno cielo

como ese hombre que engañaba

a su mujer conmigo

para afirmar su subjetividad

es en realidad cómodo

ver luces tenues en la noche

mirando un poco

su costado / entonces

si mirás

directo a la estrella

la imagen cae

entonces / si mirás

al borde de la estrella

la imagen cae pero ahora

en un lugar del ojo

que en apariencia hace que todo

eso que no te pertenece / eso

que no mirás directo al centro / eso

que cierra el triángulo en tu mente

brille más

 

 

 

2.

Entonces el agua no corrió durante mucho tiempo
y el pluvial dio lugar a otras cosas: una raíz verde buscaba

salir a toda costa. No había mucho que ver

del otro lado. Vos decías que sí o que no y ponías los labios

de una manera extraña. Quizás los músculos de tu cara

tenían vida propia. Se habían ejercitado demasiado en la tarea

de no guardarte nada. Yo imitaba tus gestos.

Sin saber repetía el movimiento. Cuando estabas alerta

concentrabas la tensión en los dientes.

Éramos muy difíciles pero no merecíamos

lo que estaba pasando. En algunos momentos

no querías decir más. Relajabas la boca

y nos comunicábamos como los animales

domésticos -un ladrido al pasar y volver de inmediato

a nuestra vida armada en otra especie.

El agua no corrió y las líneas de mi cara

se marcaron más fuertes. Mis gestos

ellos solos, ¿se gastaron?

¿desaparecieron? ¿Desaparezco yo

si nadie los conoce? No. No siento el movimiento

de la tierra debajo de mis pies pero tampoco

estás sintiendo vos en tu cabeza

como una gelatina

el baile silencioso en tu cerebro.

 

 

 

 

3.

que la tortuga estuvo conmigo

toda la vida / eso quise decirte

la tarde del desliz

pero el pasto creció sobre las vías y

el revoque de tu casa

se resquebrajó bastante antes

de que yo pudiera siquiera

articular la frase / después la seguí

en los diálogos imaginarios

había cambiado de nombre

mascullaba inglés mi tristeza

era quizás la misma / en verdad

algo nos complicó

no llegué a decir

la tortuga estuvo conmigo

toda la vida / lo dije en otro ritmo

como las piedras que

constituyen otra dimensión

si se las mira con paciencia

durante días meses años

a veces dicen algo pero

ahora soy una zombie

miro las cosas con sensualidad

retrospectiva no descarto volver a la vida

porque de la vida no me fui

por motivos banales

ahora duermo vestida

como una vagabunda o

como una guerrera

medieval y me quedo en la mitad

de la escalera de esta casa a medio terminar

no me sorprende: la muerte no es para un zombie

un motivo banal

 

 

 

 

4.

 llegué a casa y estabas pegando un plato roto

un plato que yo rompí

ahora estoy sentada /  mirando una grieta en el piso

¿qué define la línea por donde se quiebran las cosas?

 

sorry, we could no calculate walking directions

from Hashima Island / porque Hashima Island

es tu versión extrema de algo que no querés decir

estás  / acorazada / en la misma frecuencia que una isla

abandonada / al sur de Japón / estás en una base

espacial instalada / en una galaxia distante

en un linfoma de hodking

no sabés si es un cráter o un cáncer

mirás tu cuerpo desde un telescopio

no ves si es un planeta o un fondo de pantalla

pero extraés un diagnóstico

 

así suena alguien que perdió su argumento

y está haciendo como si todo estuviera bien

alguien que ya no busca belleza

o amor / en  su vida con bordes borroneados

estás  demasiado enojada / en el límite de vos

tenés que soltar algo que no podés soltar

y escribís cosas abstractas

porque si conectás con sensaciones

te caés

 

este es el núcleo duro del poema:

el verano para siempre va a ser este verano

un verano en que tu cuerpo se cae en el baño

y no podés mentir: la nuestra es una lengua

de estados infinitos – this very sleeping child is getting me horny

la nuestra es una lengua de estados infinitos

this very hating moon is getting me hungry –

todo  para decir que siempre hay un núcleo

sobre el que se proyectan tus miedos y emociones

 

muévase cualquier cosa a cualquier parte

pero no se olvide que la nuestra es una lengua

de estados infinitos

porque el núcleo duro sos vos

el núcleo duro siempre vas  a ser vos

aunque quieras moverte

de ese lugar /siempre/ vas a ser vos

la vida va a ponerte en trances horrorosos

no- soportables / pero tu subjetividad va a seguir firme

y vas a cambiar tu criterio de soportabilidad / tu ego

aunque te duela va a sostenerte en pie / y sin embargo

la nuestra no va a ser / nunca / una lengua / de estados infinitos

porque un día

vamos a caernos en el baño

y no vamos a poder

decir nada más

 

 

 

Fernanda Mugica.

 

 

Anuncios